IRENE, PRINCESA DE VALDEFIERRO

Las mañanas se alegran
cuando la vemos pasar
cogidica de la mano
para ir a pasear.
Las ventanas y puertas
se abren de par en par
porque nadie quiere
quedarse sin ver
esa estrella fugaz.

Irene,
Princesa de Valdefierro,
tesoro
de su yayo Rafael.
Irene,
la joya de la corona.
Su abuela Antonia lleva un babero
desde que la vio nacer.

Y por las tardes el sol
no se quiere marchar
cuando Irene en el parque,
jugando está.
Y la luna, curiosa,
no espera a la osa
y se asoma a alcagüetiar.

Irene…